Con esta frase se abre la caja de pandora de la vida en pareja de todo aquel que tenga un ordenador. Vaya por delante el tono irónico y divertido que pretende envolver esta entrada y espero que lo que escribo no afecte a mi vida sexual a corto plazo, pero me ha parecido un buen tema y como todos, ha surgido en mi mente como un chispazo sin quererlo.

Y es que, cuando tu pareja trata de utilizar tu ordenador y está bloqueado, no sé que mecanismo mental se dispara en su cabeza, o si lo hacen con mala o buena intención pero la pregunta surge de su boca con una naturalidad que asusta.

Cariño, necesito el ordenador para ………………….. ¿Cual es tu contraseña?

Y tras oírlo la miras con la esperanza de que se trate de una broma, pero por desgracia para ti no lo es. Realmente lo dice en serio y a juzgar por la seguridad de su mirada quiere que se la des. Da igual que detrás de esos caracteres esté la poca intimidad que te queda, tus cuentas bancarias y la posibilidad de parar la emisión de la tele canaria. Te la ha pedido y está ahí plantada, con las manitas en el teclado esperando a que se la des letra por letra.

Tras desengañarte y ser consciente que la cosa va en serio, comienza la fase B. La pelota está en tu tejado y has de ser ágil de mente y contestar rápido. Cada segundo de silencio cuenta y has de tomar un decisión sobre cual será tu respuesta. Has de tomar la decisión sobre qué rol vas a adoptar. Existen varias posibilidades.

  • Pagafanta’s Rol: Se la das. Renuncias a tu dignidad digital y la cantas como un pajarito. Te autoengañas pensando en la sinceridad y el compromiso pero en el fondo sabes que eres un gusano sin personalidad. Al menos vuelve a cambiarla en un par de días cuando no te vea.
  • Forrest Gump’s Rol: Tratas de convencerla de que no la recuerdas. Se la deletreas mal a posta e incluso escenificas que tu mismo la escribes y que te deniega el acceso. Incluyes una patética cara de tonto sorprendido rascándote el mentón que no colará. Si optas por esta estrategia no tienes la más mínima posibilidad de triunfar y estás ante varios días de silencios incomodos y preguntas incontestables.
  • Juan Tamariz’s Rol: Sácate algo de la chistera. Trata de distraer su atención con algo de manera urgente. Enséñale algo que le guste. Algo dulce, una prenda de vestir. Invítala repentinamente a cenar, o proponle eso a lo que siempre te has negado. Trata de que se olvide del tema pero que no sea muy evidente. Aunque las posibilidades de éxito son escasas, puedes salir mejor parado que la táctica de la amnesia.
  • Fernando Fernan-Gomez’s Rol: La mejor defensa es un ataque así que escandalízate. Muestra tu nivel de indignación y pregúntale como es posible que te pida eso. Haz referencias sobre tu libertad personal y tu derecho a la intimidad, incluso cita a algo del Che Guevara o de William Wallace. Haz algún aspaviento que la descoloque y haz que se ponga a la defensiva. Sin duda habrá daños colaterales pero es una táctica que suele tener éxito si tu objetivo es que tu contraseña siga siendo sólo tuya, aunque con un elevado nivel de bajas por ambos bandos.
  • Sean Connery’s rol: Pórtate como un caballero carismático y seguro de ti mismo. Reune todo el valor que tengas, respira hondo y esboza una sonrisa amigable. Saca tus encantos de seductor y explícale que la contraseña es personal y que no se la puedes dar. Si quieres darle alguna explicación más es opcional pero no mejorará la situación. No lo va a entender y tendrás que enfrentarte a preguntas como “¿Que tienes que esconder?” Pero esto forma parte de los sinsentidos que aderezan cualquier relación de pareja. Al menos piensa que te has mantenido firme y que tu contraseña sigue estando a buen recaudo.

Quizás te sientas identificado con estas situaciones o quizás no, pero ten las estrategias en mente. Porque si tienes pareja y ordenador, no tardarás en verte en una situación donde esta información será muy útil.

Los tengo que dejar. Mi mujer me pide el ordenador para mirar no se qué. Por si las moscas, le dejo la cuenta desbloqueda.

Anuncios

CoWorking

13/03/2012

Hoy me voy a permitir la licencia de hablar de una nueva tendencia muy en boga aunque nada tenga que ver con mi profesión. Se denomina coworking y me parece un modelo de negocio tan ingenioso como interesante. Para el que no lo conozca se trata básicamente en un espacio de trabajo ocupado por varios autónomos o profesionales independientes. En él, se comparten los gastos comunes como luz, agua, acceso a internet y se dispone de algunos servicios adicionales como sala de reuniones, recepción de visitas o incluso servicio de gestión y reparto de correo ordinario. Todo ello a un precio muy competitivo que nada tendría que ver si fuéramos a contratar una oficina (por pequeña que fuera) con estas prestaciones. Pero lejos de tratarse de ventajas económicas y logísticas, el verdadero valor añadido de estos espacios tiene que ver con factores humanos:

  • Las sinergias que se crean entre los diferentes profesionales. Imagina estar trabajando en algún proyecto y que al levantar la cabeza encuentres a un desarrollador de software, a un diseñador gráfico, a un psicólogo y a un abogado.
  • La cantidad de información y capacidad de asesoramiento inmediato que hay en todos ellos. Aunque el fin último no es que trabajen de manera conjunta, tarde o temprano aparecen las sinergias y las colaboraciones de manera natural. El apoyo mutuo y constante del que todos salen beneficiados y como consecuencia las oportunidades de negocio y de asociación.
  • La imagen de profesionalidad que proyectas a tus clientes. Para muchos trabajar desde casa es la panacea, pero imagina tener que cerrar un negocio en el bar de la esquina, o estar ofreciendo tus servicios por teléfono desde casa con los niños gritando y el perro ladrando de fondo.

Sin duda estamos ante una alternativa altamente recomendable para el autónomo de hoy en día, máxime cuando las condiciones económicas actuales exigen nuevos modelos de empresas y profesionales. Para espacio de Coworking en Tenerife ya hay algún centro de este tipo que sin duda ha encajado perfectamente la filosofía que subyace de este modelo. Alguno de ellos regentado por grandes profesionales a la par que amigos. A cualquiera que sienta curiosiodad por este tipo de espacios o se identifique con las necesidades anteriormente descritas, le recomiendo que visite NexWorking. Seguramente, quedará tan sorprendidos como yo.

Lafuente de Insipiración

“En los vértices del tiempo anidan los sentimientos” reza una canción de Manolo García. En cierta ocasión mientras la escuchaba en el coche con otra persona, intercambiamos impresiones sobre lo que pensábamos que significaba esta frase. Mi versión fue que durante tu vida habrá ciertos momentos en que esta cambiará de rumbo por algún acontecimiento que marcará un antes y un después (ruptura amorosa, cambio de trabajo, perdida de un ser querido). Ese acontecimiento puede ser bueno o malo y lo recordarás siempre no sólo porque cambió tu forma de vivir sino por el cúmulo de sentimientos que se produjeron.
Aunque es pronto para decirlo, creo que ayer se produjo uno de esos acontecimientos. Ya me pasó algo parecido cuando leí los libros “Es fácil dejar de fumar si sabes cómo” y “La paradoja” como se recogen en este mismo blog. Ayer finalicé el curso “Cómo hablar siempre con eficacia” con el profesor Ángel Lafuente organizado por Learn & Show. Yo ya conocía a este pajarraco (como el cariñosamente se autodenomina) del TEDx Canarias de este año y a pesar de estar currando en el evento, su ponencia fue la más impactante, rotunda y reveladora a la que he asistido jamas.
Sería un auténtico sacrilego si yo despedazara tan magnifico curso desde este blog (nada más lejos de mi intención). Pero siempre que termino algo especial y como método didáctico y terapéutico me gusta escribir las ideas que me llevo y que de alguna manera han calado en mi memoria. Alla van.
1. Nadie más que yo. Nadie menos que yo. Yo soy la persona más sagrada de este mundo para mí mismo. Si no te amas profundamente no podrás amar a nadie. No se puede ir por la vida pidiendo perdón por existir.
2. El miedo escénico del orador es consecuencia directa de las carencias del punto número 1. Conseguido el primer punto, el miedo escénico se convierte en placer escénico.
3. Cuando hables ten claro un único objetivo. COMUNICAR. Si comunicas todo lo demás se te dará por añadidura.
4. El que habla bien y consigue comunicar tendrá una clara ventaja sobre los demás.
5. La confianza y la autoestima es la clave. Hablas tal cual eres y hay que tener seguridad cuando se habla. Hay que basar la seguridad en la autoestima no en el dinero o en la posición social o empresarial.
6. Al hablar tener claras las 7 reglas principales del orador
6.1 Nunca la palabra antes del pensamiento. Parir la idea en la mente antes de encarnarla en palabra.
6.2 No cortar tus propias frases. Sólo la frase completa comunica.
6.3 Frases breves. El que fragmenta el mensaje con punto y seguido comunica mejor.
6.4 Mirada interpelante. Mirar a los ojos del interlocutor. La mirada tiene gran poder de comunicación y mantiene la atención.
6.5 Gesto libre. Las manos, los brazos, el cuerpo, los músculos de la cara también comunican.
6.6 Los silencios hablan. Sólo el que domina los silencios dominará las palabras. Si lo que tienes que decir no es mejor que el silencio no lo digas.
6.7 Velocidad posible y adecuada. Hay que hablar a un ritmo variable y adecuado a la situación, al momento y a la audiencia. Saber frenar el discurso si es necesario.
7. El ojo humano no puede dejar de mirar el movimiento. El orador ha de moverse por el escenario para mantener la atención.
8. La colocación de las palabras en la frase coloca los conceptos en la mente. La verbalización es una gran terapia.
9. Cuando dialogues hazlo desde tus principios firmes y personalidad imbatible pero está preparado para revisar tus dogmas y cambiar de opinión si ves que tu interlocutor tiene más razón que tú. Cada verdad es la penúltima verdad.
10. Empieza a cambiar el “qué dirán los demás” por el “qué diré de mi mismo” y no te tomes la vida demasiado en serio. Al fin y al cabo no saldrás vivo de ella.
11. En caso de duda escuchar al mejor de los sabios. El sentido común.

Ayer salí del curso con unas enormes ganas de empezar a aplicar lo aprendido en cada situación, en el gran taller de la palabra que es la vida como lo llama Ángel. Y fui con un par de grandes amigos a cenar y a saborear por igual cada sorbo de cerveza y cada palabra de aquella velada. Y esta mañana he disfrutado del placer de ver despertar a mis hijos en una mañana de sábado. Y he limado asperezas con mi mujer y no he pensado en los problemas del trabajo. Y he sentido unas ganas incontenibles de escribir en este blog, que había abandonado de manera imperdonable abrumado por el desgaste del día a día. Y me pregunto si es casualidad o si el curso de Ángel ha sido Lafuente de inspiración.
Porque el que comunica inspira.
En cualquier caso nunca agradeceré lo suficiente a José María Rodríguez su insistencia en que asistiera. “Con que te quedes con el 1% del curso será el dinero mejor invertido de tu vida” me dijo. Como siempre, das en el clavo amigo.

Posdata: Me gustaría incluir un pequeño consejo que dio Ángel Lafuente para el miedo escénico y espero que si lee esto no le importe que le desvele el secreto. Recomendó un té de herbolario que atenúa casi por completo los síntomas fisiológicos del miedo escénico. Es importante deletrear su nombre de origen alemán porque es complejo.
TE A G U A N T A S
¡ Sencillamente GENIAL !

Hace algo más de un mes recibí en mi móvil una llamada que procedía de un número desconocido. Supuse que tenía por objeto incitarme al cambio de operador de telefonía móvil o recibir de regalo una tarjeta de crédito por ser el cliente del año de un banco del que no soy cliente. Así que dejé que sonara. A los pocos segundos entró un SMS informándome que tenía un mensaje en el buzón de voz. Al escucharlo descubrí que una persona que desconocía, había recibido muy buenas referencias profesionales mías y que necesitaba una colaboración para encargarme del streaming de un evento que no me sonaba de nada. En cuanto tuve un PC delante busqué la empresa y el evento en la red y me informe antes de decidir si devolver la llamada o no. Finalmente lo hice y tras una conversación de 5 minutos concreté una entrevista con esta persona.  La entrevista duró no más de media hora y al calor y sabor de un té me fueron explicando la esencia u objetivo de aquel extraño evento sin ánimo de lucro pero que representaba una filosofía en si mismo. A pesar de ser una colaboración totalmente desinteresada, mi nivel de trabajo en la televisión y del escaso tiempo que dedico a mi familia acepté la propuesta. El compromiso quedo sellado con un “Cuenta conmigo” y un apretón de manos. Esta semana he tenido el inmenso e inesperado placer de colaborar de manera desinteresada con el evento TEDx Canarias a través de Learn and Show. Sinceramente no soy un especialista en streaming, pero gracias a mis conocimientos de televisión y a la colaboración de dos compañeros y sin embargo amigos,  ha sido un trabajo gratificante y relativamente sencillo. Alguno puede pensar que ha sido una perdida de tiempo pero a toro pasado puedo decir que todo lo contrario. El aceptar este trabajo me ha permitido sacar la cabeza y coger un poco de aire. Aire fresco y olfatear la realidad que se vive fuera del mundo de la televisión. Salir de mi burbuja de seguridad donde todo está controlado y arriesgar en algo que era nuevo para mi. Conocer gente  nueva. Hacer contactos. Pero a pesar de la nula retribución económica me siento muy bien pagado por la experiencia adquirida y sobre todo por una palabra “GRACIAS”. Cuando los responsables del evento se plantaban ante mi me estrechaban la mano y mirándome a los ojos pronunciaban la palabra mágica, me daba cuenta de que no necesitaba ninguna otra compensación para dar el esfuerzo por bien empleado. Y es que realmente, cuando haces las cosas por vocación, con ganas, ilusión y superas un reto que has decidido aceptar sin tener la necesidad de hacerlo, esa palabra es la guinda que corona el pastel. Y te das cuenta de que hay muchas veces que eres tú el que tienes que decirla y que dada su importancia es fundamental no olvidarla aunque el receptor esté haciendo su trabajo. Porque sencillamente es la diferencia entre irte a casa vacío o irte lleno de satisfacción. Y es una sóla palabra. “GRACIAS”. Procuraré no olvidarme de pronunciarla nunca más.

Ciertamente estoy parafraseando el título de un libro que fue definitivo para liberarme de la esclavitud del tábaco. El libro se llama “es fácil dejar de fumar si sabes cómo” y lo utilizo cómo título aquí porque me dió algunas ideas muy sencillas para dejar de fumar sin esfuerzo. Lo que trato de expresar en este texto es lo mismo. Se puede aprender (o al menos mejorar significativamente) el inglés apenas sin esfuerzo.

Ahora es cuando alguno pensará “ya llegó el listo de turno a inventar la rueda y a vender humo” y no le culpo. Yo pensaría lo mismo pero lo cierto es que a mi me ha servido. Y lo mejor de todo es que no ha significado un esfuerzo significativo dentro de mi vida que se ha convertido en una espiral incesante de reuniones, trabajo y responsabilidades. Simplemente se trata de introducir el inglés en tu vida cotidiana como un elemento más dentro de tus acciones más comunes, y tras un breve periodo de tiempo y un pequeño esfuerzo inicial nos empezaremos a sentir cómodos con el idioma. Mi experiencia me ha servido para mejorar tanto la comprensión oral, como escrita, así como ha soltarme a la hora de ponerme a escribir en Inglés. Y reitero. Tras un breve periodo de adaptación puedes hacerlo sin tener que dedicar tiempo a ir a clase ni tener que pasar una temporada en el extranjero. No hay que dedicar de manera expresa tiempo a la formación, porque te formarás durante tus tareas y acciones más cotidianas.

Comprensión lectora.

Para mejorarla bastará con forzarnos de alguna manera a navegar por internet sólo en páginas en Inglés. Yo suelo tener en favoritos bastantes páginas de referencia sobre los temas que suelo consultar. Desde documentación técnica, como webs de proovedores como noticias. Todas ellas las he cambiado a su versión en inglés y lo cierto es que ya no me doy cuenta en que idioma estoy leyendo. Para comenzar con esta práctica es necesario tener a mano un traductor en condiciones que nos ayuda ante alguna palabra o expresión que no conozcamos para ir consultando a medida que vamos leyendo. TERMINANTEMENTE PROHIBIDAS LAS TRADUCCIONES AUTOMATICAS DE TEXTOS COMPLETOS. Es más didactico leer en Inglés y consultar palabras o pequeñas expresiones. Para ello recomiendo el traductor de google ( http://translate.google.es ), incluso lo tengo como una de las páginas de inicio. Es sorprendente la velocidad con que uno aprende palabras y expresiones a poco que se ponga a navegar en inglés. Y lo mejor de todo es que no tendrás que dedicar tiempo a ello, porque lo harás a través de las consultas que hubieras realizado de cualquier manera en internet.

Comprensión auditiva

Este siempre ha sido uno de mis caballos de batallas en Inglés. Recuerdo que en el año 2007 fui a realizar un curso de ingeniería de Quantel a Newbuy en Londrés y ahí tome conciencia de cuan torpes eran mis oidos para comprender el idioma de Shakespeare. Frases totalmente cotidianas que no me hubieran supuesto ninguna dificultad comprender escritas en un papel eran para mi totalmente ininteligibles. Tras una semana inmerso en el idioma y chapurreando inglés, tuve la sensación de volverme justo cuando comenzaba a entender casi como cuando leía. Para seguir mejorando mi comprensión auditiva tomé la decisión de no escuchar música. Yo solía escuchar música muchas horas al día, cuando trabajaba, cuando hacía deporte (footing), mientras me duchaba o mientras caminaba por la calle para ir a algún sitio. Ahora lo que hago es escuchar conversaciones en inglés. Radio en Inglés. Para tal fin yo recomiendo Vaughan radio (http://www.vaughanradio.com). Tiene tanto radio en vivo como podcast y está muy orientado a el aprendizaje del inglés. Además ahora está disponible en uno de los canales de radio de TDT. Casi todas las conversaciones de esta emisiora son en habla inglesa y te “despejan” bastante los oidos a parte de ser clases de gramática inglesa en toda regla. Es más, en mi caso personal el hecho de hacer ejercicio me abre la mente de forma que todo lo que escucho en este estado de excitación y esfuerzo se me queda grabado a fuego, por lo que mis 10 Km de footing (1 hora aprox) son altamente productivos en cuanto a mejorar mi nivel de inglés. Otra vez más no renuncio a nada por adquirir esta habilidad, pues lo hago en el entorno de mis tareas diarias.

Escritura en Inglés.

Para mejorar esta habilidad lo que he hecho es darme de alta en alguna red social que te permita hablar o escribirte con personas de otras lenguas que quieran aprender la tuya, tal y como tú quieres aprender la de ellos. En este sentido recomiendo Livemocha (http://www.livemocha.com) aunque hay muchas. Es una red social con la que puedes conocer gente e intercambiar conocimientos, pero además te permite practicar otro idioma. Para eso realizas ejercicios que otros nativos te corregiran y aconsejaran, de igual manera que tu corregiras ejercicios de otras personas que están aprendiendo tu idioma. Si te gustan las redes solciales quizás no podrás encontrar aquí a tu compañero de trabajo, pero podrás relacionarte con gente y sobre todo, podrás practicar inglés de manera natural y sin demasiados artificios.

Resumiendo:

En definitiva, he encontradouna manera sencilla, gratuita y que no me condiciona mi día a día. Con ella puedo no sólo mantener mi nivel de inglés sino mejorarlo de manera paulatina y casi sin esfuerzo. A mi me ha sorprendido este “método” sobre todo por su simplicidad y sus resultados y espero que a muchos también. Ya me contarán… if you want to do ;).

El sistema Clarity de Pixel Power se utiliza habitualmente en las emisiones para rotulación de imagen corporativa (bateria de moscas),  y autopromoción (branding o Pathfinders). Pero también resulta muy interesante poder rotular mensajes SMS que nos encontramos en muchos programas de hoy en día. Este sistema nos permite rotular texto “vivo” sobre una pastilla fija al que podemos acceder desde algun fichero XML, CSV o MDB lo cual es ideal para rotular este tipo de servicios de manera automatizada.

Cuando surgió la necesidad de hacerlo nos encontramos con varios problemas:
1.- Desde el punto de vista de seguridad no es recomendable que estas máquinas de emisión estén en redes con acceso a internet y muchos de los servicios de SMS se gestionan desde web.
2.- Algunos servicios de SMS no tienen servicio de sindicación RSS (o si lo tienen lo ofrecen a precio de oro), con lo que el acceso de los mensajes recibidos no resulta inmediata.

Para salvar ambas situaciones hemos optado por desarrollar un software intermedio entre la web y clarity que gestiona desde el código html de la propia web los mensajes entrantes que han pasado el filtro y los coloque convenientemente formateado en el XML al que accede clarity. Con esta solución aparte de resolver los problemas que planteabamos al principio obtenemos varias ventajas adicionales:

1.- Ganamos desde nuestro software control de los mensajes que salen al aire. Incluso el filtrado de los mismos se puede realizar desde el software y no desde la web, aumentando la operatividad del filtrado e incluyendo las funcionalidad que queramos (sintácticas o de contenido).
2.- Abstraemos la funcionalidad de la clarity del entorno desde donde se obtienen los datos. En caso de que cambie el sistema web o el formato de los datos, el proyecto de la clarity se mantiene. El que se adapta a los cambios es el software.
3.- Realizamos una pasarlea entre 2 redes de distinta seguridad no exponiendo la clarity a una red con acceso a internet.

El resultado de la aplicación de la solución ha sido gratamente satisfactorio.

Hay una lectura que me gustaría recomendar a todos aquellos que tengan personas a su cargo, ya sea en el trabajo, en un equipo deportivo o incluso en el ambiente familiar como padres. El libro se llama “La Paradoja” y debo admitir que fue una revelación para mi. En él se explica en un lenguaje claro y directo (y sobre todo enmarcado en una historia muy amena) cómo para que un colectivo te reconozca como un verdadero lider has de servirle y satisfacer sus necesidades (de ahí el titulo del libro ya que para mandar hay que servir). A bote pronto la idea parece algo descabellada pero lo cierto es que descansa es un principio muy básico. La voluntad de la gente no se puede ganar con exigencias ni amenazas sino con voluntad de servicio, compromiso y sacrificio hacia ellos.  Y como dice “el profesor” no es lo mismo la obediencia debida que la obediencia convencida.

 

A medida que voy leyendo me gusta ir anotando las ideas principales con las que me quedo y que me gustaría extractar a continuación:

  • La confianza es la base de todo lider. No se puede liderar a quien no confía en ti.
  • Ser un buen jefe no está reñido con ser un caballero.
  • Los recursos se gestionan. Las personas se lideran.
  • El saber escuchar es una de las virtudes más importantes de un buen lider.
  • Un buen lider ha de saber diferenciar entre las necesidades y los caprichos.
  • La autoridad se gana a base de servicio y sacrificio por quien se quiere liderar.
  • Las buenas palabras no sirven de nada si no van acompañadas de acciones que vayan en la misma dirección.
  • La única persona a la que podrás cambiar es a ti mismo.

He de reconocer que antes de leer el libro ya tenía cierta intuición de que estas premisas eran correctas. La verdad es que sin saberlo, he estado aplicandolas sin ser consciente de ellas y  el resultado ha sido bastante satisfactorio. Al final la gente seria y profesional (que afortunadamente son la mayoría con la que me he encontrado), agradecen el trato cercano y sentir que tus triunfos o fracasos dependen en gran medida de su rendimiento. Hacer a la gente participe de y no instrumentos para.

Aquí estamos

05/01/2010

Muchas veces durante mi carrera profesional me habían planteado escribir un blog. La razón por la que nunca lo había hecho era porque siempre lo enfoqué como una tarea más a la que tendría que dedicarme, por lo que desechaba la idea casi de inmediato. Ahora lo veo como una necesidad. No sólo para poder compartir mis experiencias con otros profesionales sino como terapia. Así que al más puro estilo de cuaderno de bitácora pondré en este blog las experiencias, problemas y sobre todo soluciones que necesite digerir al final del día, siempre como parte del proceso de aprendizaje y, porqué no, como válvula de escape. Si además consigo que sea útil para alguien ya será la leche.